Caceria en Burgos el 1/12/13 con Monteros de Sedano

09.12.2013 21:43

De emocionante e intensa se puede calificar la cacería celebrada en el norte de Burgos con mis compañeros monteros de Sedano el primer dia  de diciembre.

 
La mañana se presentaba muy fria ya que corría un aire del norte que junto a la altitud de la zona de caza , hacian que todos tirasemos de nuestra mejor ropa de abrigo. En el punto de reunión se celebra el habitual sorteo de los puestos y rapidamente se colocan las posturas en el lote a cazar. 
 
Ya desde que sacamos los perros de los remolques en una finca recien sembrada cogemos el rastro de varios jabalies que tras dar muchas vueltas cruzan la carretera y se salen del lote. Aun asi seguimos con la busqueda de rastros de la noche por la zona , pero el tiempo pasa y las perspectivas no son muy esperanzadoras.
 
De pronto por la emisora Luisito comenta que oye a lo lejos y en el limite del lote, cerca de su puesto, cantar a parado al Conde (el sabueso puntero de la rehala de la cuadrilla). Sin pensarselo dos veces se acerca a una pequeña mata y de repente por el rabillo del ojo ve salir un tremendo jabali que intenta huir al percatarse de su presencia. Dispara rapidamente pero el jabali sigue corriendo perseguido por el perro adentrandose en un cercano y espeso zarzal lleno de maleza y espinos. 
 
Allí de nuevo el bravo sabueso sigue marcando a parado al jabalí que segun parece puede estar tocado y pronto van llegando mas perros. El jabali al verse acorralado no duda en plantar cara a los perros y alguno se lleva colmilladas de consideración con heridas importantes. Muy dificultosa se presenta la papeleta ; no conseguimos ver con claridad el jabali en la mata y para colmo tambien esta dentro el Conde encelado con el berraco.
 
Tras un buen rato intentando de muchas formas hacer salir el animal para rematarlo , conseguimos que salga el perro , pero repentinamente se da cuenta de que el jabali no habia salido y vuelve raudo al bardal , llevandose un buen revolcon y de paso una buena puntada en la parte baja del pecho , momento que aprovecho Luisito para verlo y habilmente rematarlo de un certero disparo en la cabeza.
 
Ya con los perros heridos camino del veterinario , llegó el momento de sacarlo de la espesa maleza no sin mucho esfuerzo y ciertamente pudimos comprobar que tenia totalmente rota una pata trasera y lo mas sorprendente : su tamaño y su boca.
 
 Era el berraco del que ya habiamos visto unas grandes pisadas en cacerias anteriores y que los vecinos del pueblo cercano habian visto varias veces saqueando sus huertas con los frutos propios del invierno.
 
Para que juzgueis vosotros mismos os pongo unas fotos , dar la enhorabuena a nuestro compañero Luisito por una nueva captura y por ser el verdadero protagonista de la caceria: